En 2002 Google se metió a todos en el bolsillo anunciando que había patentado un nuevo algoritmo llamado Pigeon Rank. En el documento, mordaz y divertido, se incluía una nota diciendo que era una broma con ocasión del día...